Carlos Chávez

  • "¿Fotógrafo yo? No. No puedo describir el regocijo que me invade cuando me oculto dentro del visor y exploro el mundo a través de ese cíclope mágico que es mi cámara, suerte de cómplice y refugio. Apreciarán ustedes que no comprendo los mil y un secretos que esconde la técnica, y dudo que algún día logre tal cosa, pero suelo consolarme priorizando la interpretación y el impacto emocional de una imagen por sobre la pureza académica. Y mi instinto me dicta que debo capturar y traducir en luz impresa el sentido humano de lo que veo a través de la lente. Las más de las veces fracaso, y esas pocas en que acierto no dejo de asombrarme por lo que permite este medio de expresión. Sin embargo he de andarme con cuidado, analogía implacable de Dorian Gray, en ciertas ocasiones lo que me devuelve la cámara me asusta, otras me deja bruno de penas, y en otras el placer me despega de la tierra."